Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Una pradera de color florece en el Botánico

Votos

(Total de votos recibidos 116)

(Puntuación 3,03)

pradera florida
Tras varios meses de trabajo ya se puede disfrutar del paisaje de color ofrecido por la nueva pradera florida en la plaza de Rionda.
En marzo, el Jardín Botánico inició los trabajos para el desarrollo de una pradera florida o "meadow". Estas praderas con sus mezclas de flores constituyen una forma especial de jardinería, practicada en amplias superficies, y suponen una alternativa sostenible y ecológica frente a la jardinería tradicional (como sustitutas, por ejemplo, de los céspedes). Las praderas, además, pueden tener carácter permanente o bien anual, como la creada en el Botánico.

Los trabajos en el Jardín arrancaron con la eliminación de las plantas cuyas semillas contenía la tierra y que podían competir con las semillas que se querían sembrar para formar la pradera. Siguiendo la dinámica del Jardín Botánico, se evitó el uso de productos químicos, herbicidas en este caso, para posteriormente regar la tierra y cubrirla con una lámina de plástico de polietileno traslucido. El objetivo de este proceso ecológico, conocido con el nombre de "solarización", es generar calor y humedad, factores que propician que las semillas que pueda contener la tierra germinen. El suelo permaneció cubierto hasta mayo, y a finales de este mes la tierra, previa eliminación de las plantas indeseadas, ya estaba lista para la siembra.

La composición de especies de estas praderas, que no se siegan en todo el verano, puede ser tan variable como combinaciones especiales para atraer polinizadores, mezclas monocromáticas o incluso una selección de herbáceas utilizadas en época medieval. En el caso de la pradera del Botánico, Delphinium, Tagete erecta, Rudbeckia, Calendula, Tithonia y Zinnia, constituyen la mezcla de especies sembradas, cuya floración se irá escalonando durante todo el verano.