Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Comienzan los trabajos del Proyecto Europeo LIFE ARCOS, liderado por el Jardín Botánico/Universidad de Oviedo

Votos

(Total de votos recibidos 106)

(Puntuación 3,02)

arcos
El proyecto de cuatro años y medio de duración está financiado por la Comisión Europea e incluye medidas encaminadas a mejorar el estado de conservación de 10 ecosistemas dunares de la costa cantábrica, repartidos entre Asturias, Cantabria y País Vasco.
Los sistemas dunares y las playas son escasos en la costa cantábrica debido a su perfil abrupto en el que predominan los acantilados. Estas formaciones, suelen presentar, además, un escaso grado de desarrollo, lo que unido a su degradación pro la actividad humana, especialmente acusada en la época estival, explica por qué buena parte de las especies exclusivas de estos ambientes aparezcan en listas rojas y catálogos regionales de flora amenazada de las diferentes Comunidades Autónomas cantábricas.

Por este motivo, el Equipo científico del Botánico (Universidad de Oviedo) ha promovido la solicitud de este proyecto que dirige, Tomás E. Díaz (Director científico del JBA), y su Conservador, Alvaro Bueno (como Coordinador Técnico del proyecto). En el mismo juega también un papel relevante y esencial, el coordinador del Herbario JBAG, D. Ignacio Alonso Felpete, Responsable Técnico de todas las acciones que se realizan desde la Universidad de Oviedo/Jardín Botánico Atlántico.

El proyecto cuenta además con la colaboración de la Asociación de Amigos del Jardín Botánico de Gijón, con la participación voluntaria de sus socios en tareas diversas como la divulgación de las acciones del proyecto, su difusión, labores de plantación de planta menuda o la erradicación de especies invasoras en estas zonas.

Las actividades se desarrollarán en bancos de germoplasma y en viveros, tanto de las instalaciones del Jardín como de otras instalaciones situadas en las demás comunidades autónomas implicadas, durante un periodo de cuatro años y medio, cumpliendo con los objetivos que marca la Estrategia Europea para la Conservación de las plantas en el horizonte 2020, y a través de las siguientes líneas de actuación:

  • La conservación ex situ en bancos de germoplasma de semillas de plantas amenazadas de estos hábitats prioritarios.
  • El desarrollo de protocolos de cultivo de estas plantas, y la producción de planta viva de estos taxones para utilizarlos en proyectos piloto de restauración.
  • La restauración dunar de varios Lugares de Interés Comunitario de la costa cantábrica utilizando para ello especies endémicas, raras y amenazadas que crecen en los arenales costeros cantábricos.

Se actuará sobre un total de 10 sistemas dunares: Barayo, Dunas de Verdicio y Playa de la Vega, en Asturias; Liencres, Somo y Berria, en Cantabria, y La Arena, Laida, Santiago y Zarauz, en Guipúzcoa.

Un consorcio de 6 socios se ha hecho cargo de la redacción de este proyecto, en el que se ha tratado de dar representatividad a todos los sectores involucrados en la gestión del medio natural. Los beneficiarios se dividen entre administraciones públicas, sobre las que recae el marco competencial y jurisdiccional, la universidad y centros de investigación como generadores de conocimiento científico y la empresa privada, representada en esta caso en el ámbito de la consultoría ambiental y la realización de obras de restauración, para asegurar el correcto desarrollo de las acciones propuestas. Además de la Universidad de Oviedo/Jardín Botánico Atlántico que es la institución que coordina el proyecto, son socios beneficiarios: la DG de sostenibilidad de la costa y del mar del Ministerio Medio Ambiente, Diputación foral de Gipuzkoa, Ecología litoral S.L. , la Sociedad de Ciencias Aranzadi, y la Dirección General de montes y conservación de la naturaleza del Gobierno de Cantabria.

Este verano ya se han iniciado las recolectas de semillas de plantas dunares estructurales y amenazadas que serán necesarias para las labores de restauración. Durante el invierno del 2014, los sistemas dunares objeto de los trabajos han sido muy castigados por los temporales del mar, y su situación ha empeorado notablemente.