Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Particular cosecha de berenjena en el Botánico

Votos

(Total de votos recibidos 80)

(Puntuación 3,05)

berenjena
La cosecha de verano en los huertos del Viejo Mundo ha dejado este año una variedad de berenjena muy particular y desconocida, caracterizada por sus alargados y oscuros frutos.
La berenjena (Solanum melongena) es una planta herbácea de porte arbustivo, perteneciente al género de las Solanáceas, que tiene su origen en las zonas más subtropicales de Asia. Tradicionalmente cultivada en Birmania, India o China su cultivo fue extendiéndose poco a poco por Oriente Medio, hasta que en la Edad Media fue introducida en Europa con la conquista árabe de la Península Ibérica.

En sus orígenes, la berenjena era utilizada como medicinal, a partir de diferentes partes de la planta en cocciones o polvos, para combatir diversos males (diabetes, bronquitis, dolores de muelas, disentería, cólera o infecciones cutáneas). Su uso alimenticio no llegó hasta el siglo XVII y desde entonces, su presencia en la dieta se ha consolidado hasta convertirse en un ingrediente básico.

Aunque las variedades más conocidas son las que producen un fruto globoso alargado, muy carnoso y de color morado, existen numerosos cultivares que producen berenjenas muy particulares en formas y colores, con frutos incluso blancos y alargados, o como la variedad recolectada en el Jardín (Solanum melongena variedad "larga negra") cuyo fruto alargado (entre 20 y 30 cm de longitud) y estrecho (de unos 3 o 4 cm de diámetro, destaca también por su color, prácticamente negro.