Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Estamos conservando bien nuestra flora amenazada? El nuevo proyecto del Botánico, openREDBAG, nos lo cuenta

Votos

(Total de votos recibidos 125)

(Puntuación 3,05)

openredbag
El proyecto, promovido por la Asociación Ibero-Macaronésica de Jardines Botánicos (AIMJB) y coordinado desde el Jardín Botánico Atlántico, permitirá conocer el alcance y grado de cumplimiento de los compromisos adquiridos por el gobierno de España en materia de conservación de flora.
El proyecto openREDBAG, apoyado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) a través de la Fundación Biodiversidad, plantea un sistema de acceso público a la información de los recursos fitogenéticos silvestres (RRFFSS) que se conservan en cada uno de los bancos de germoplasma de la REDBAG y de otras instituciones implicadas en la conservación ex situ de flora amenazada.

La Red Española de Bancos de Germoplasma (REDBAG) hará públicos sus datos a través de GBIF, asegurando de este modo la homogeneidad de los mismos y facilitando su contraste y análisis.

Para ello se habilitará un Portal de Acceso a la Información que contará con un sistema de herramientas de visualización y generación de informes, útiles en la evaluación del estado real de conservación de cada una de las especies, así como en la toma de decisiones sobre las medidas más adecuadas a aplicar en aquellas cuya gestión se identifique como insuficiente o precaria.

Se trata de una línea de trabajo que comparte los objetivos perseguidos por la Estrategia Mundial para la Conservación de Especies Vegetales, el Protocolo de Nagoya y el Marco de Acción Prioritaria para la Red Natura 2000 en España, iniciativas que se basan en:

  • Evaluar el grado de conocimiento que se tiene de los RRFFSS.
  • Optimizar los esfuerzos de las administraciones en el cumplimiento de la Estrategia Mundial para la Conservación de Especies Vegetales a partir de información actualizada de las necesidades de conservación de cada especie.
  • Contribuir al desarrollo de los componentes del Inventario Español de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.
  • Facilitar herramientas que garanticen la conservación de la diversidad genética en base al número de poblaciones silvestres cuyo material genético está siendo conservado en la actualidad.
  • Facilitar la reutilización de la información generada.
  • Difundir, divulgar y fomentar la concienciación pública sobre el valor de los RRFFSS.
El compromiso y el esfuerzo que este proyecto implica para la AIMJB, contribuye a la puesta en valor del importante papel que cumplen los Jardines Botánicos y sus instalaciones en la conservación de la flora amenazada.

FOTO: Tubos termosellados para la conservación de semillas en el Banco de Germoplasma del Jardín Botánico de Olarizu, fotografía de Agustí Agut.