Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Las orquídeas y su curiosa "vida amorosa", protagonistas de la conferencia de abril en el Botánico

Votos

(Total de votos recibidos 62)

(Puntuación 3,32)

orquideas
"La Vida Amorosa de las Orquídeas (con algo de sexo)", es el título de esta didáctica y amena charla que tendrá lugar el jueves 21 de abril a las 19.00 horas, en la que D. Luis J. Andrés explicará todas las curiosidades que las orquídeas encierran en torno a su reproducción.

FECHA: 21 de abril, a las 19.00 horas
Lugar
: Sala de Audiovisuales (entrada libre hasta completar aforo)


No es sorprendente que desde tiempos remotos las orquídeas hayan estado asociadas con la belleza, la pasión amorosa y el sexo, no sólo por sus supuestas propiedades afrodisiacas y curativas, sino también por algo que tienen escondido entre sus raíces. La propia forma de la flor resulta ser un reclamo erótico irresistible para algunos de los animales que las polinizan, lo que las ha convertido en promiscuas y transgresoras.

Las orquídeas han desarrollado recursos evolutivos variados y muy elaborados, para conseguir que aves, abejas, moscas, avispas y otros polinizadores abracen amorosamente sus flores y las polinicen, a costa de provocar un engaño sexual al aparentar ser y oler sus flores como hembras receptivas del polinizador. La relación de las orquídeas con sus polinizadores específicos es cuestión de sexo, a pesar de que para estos, sólo se trate de buscar alimento. Cuando la mayoría de las plantas recompensan a los polinizadores con rico néctar, las orquídeas, rompiendo las reglas de la naturaleza, los engañan dejándose polinizar sin ofrecerles ninguna recompensa comestible a cambio. Hermosas que prometen sexo, y después…. ¡Nada!

En otros casos el engaño consiste en simular el aroma (feromona) de una abeja en peligro que atrae a los avispones que se alimentan de ellas provocando que el avispón las polinice sin conseguir alimento. ¡Malvadas! Pero no siempre necesitan polinizadores. A veces, algunas veces, incluso tienen sexo consigo mismas. En el mundo de las orquídeas, sin sexo no hay futuro…

IMPARTE: Luis J. Andrés (Investigador en Nano-Fotónica, miembro de la Asociación de Amigos del Jardín Botánico de Gijón y Naturalista de vocación).


Imagen: Ophrys apifera