Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Colocación de trampas para Vespa velutina en el Botánico

Votos

(Total de votos recibidos 28)

(Puntuación 2,93)

Trampas vespa velutina
Como una actuación frente a la presencia de la avispa asiática en el Concejo de Gijón, el Jardín Botánico ha colocado trampas en diferentes puntos del recinto para la realización de un estudio sobre esta especie invasora.
La avispa asiática (Vespa velutina),  nativa del sudeste asiático, es una especie invasora que causa gran impacto en el medio ambiente. Se alimenta del néctar de las flores, el zumo de frutas maduras, y es una gran depredadora de polinizadores, incluyendo la abeja doméstica (Apis mellifera).

Desde su introducción accidental en el sudoeste de Francia en 2004, V. velutina se ha extendido a gran parte de Europa occidental. La presencia de V. velutina en España se confirmó por primera vez en agosto del 2010 y en julio de 2014 se informa de avistamientos en el Concejo de San Tirso de Abres. En agosto del 2017 se confirma su presencia en el Concejo de Gijón.

Las trampas que se colocan en primavera sirven para atraer a las reinas, que, una vez construido el nido embrionario o cortina, necesitan alimentarse para reproducirse y formar el nido primario. La descendencia de este nido formará más tarde el nido secundario, que puede albergar hasta 2.000 individuos. Las reinas eligen preferentemente entornos humanos para la colocación de sus nidos embrionarios, por la protección que éstos les ofrecen frente a las inclemencias meteorológicas.

Las trampas que el Botánico ha colocado han sido fabricadas en el propio Jardín, y son el fruto de la experiencia de los apicultores en el intento de diseñar la trampa más selectiva posible, que atraiga principalmente a la avispa asiática y no a otros insectos. Esta trampa tiene unas salidas por las que pueden escapar insectos más pequeños en caso de caer en la trampa de modo accidental.

El líquido que hay en el interior de las botellas es un atrayente que está compuesto por: zumo de arándanos, agua, vermut y cerveza negra, en las siguientes proporciones (1:3:1:3). A cada botella se le añade una cucharada sopera de vinagre para retardar la pudrición.

La finalidad de las trampas es capturar al mayor número posible de reinas para disminuir la propagación de la especie.