Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

La floración de los girasoles luce en el Botánico

Votos

(Total de votos recibidos 86)

(Puntuación 3,48)

Girasol
Durante estas semanas, los visitantes del Jardín podrán disfrutar de la vistosa floración de los girasoles plantados en los Huertos del Nuevo Mundo.
El girasol, Helianthus annuus, es una planta originaria del norte de México y oeste de los EEUU. Fue traída a Europa durante la colonización española del Nuevo Mundo como planta ornamental. Su cultivo se extendió siglos después, al descubrirse que se podía producir aceite a partir de sus pipas.

Esta planta anual, florece en los meses de verano. A lo que conocemos como flor es en realidad una gran inflorescencia (agrupación de muchas flores). Se trata de un receptáculo floral denominado capítulo, cuyo peso provoca la inclinación de la zona más alta del tallo. Este capítulo puede medir entre 10 y 40 cm y está rodeado de brácteas de color amarillo. Dentro del capítulo se desarrollan las verdaderas flores (que en número pueden llegar hasta 6000, dependiendo de la variedad). Las flores más externas atraen a los insectos polinizadores, principalmente la abeja melífera; las más internas son las que resultan fecundadas y se convierten en frutos (las pipas).

El popular movimiento de rotación del girasol sucede por una combinación de ritmos circadianos y de hormonas de crecimiento de la planta. Se trata de un ritmo circadiano porque se demostrado que bajo una luz fija, los girasoles continúan su movimiento durante unos días. Por su parte, las hormonas de crecimiento, intervienen al acumularse en aquella zona de la planta donde no llega el sol, provocando el alargamiento de dicha zona y, con ello, su rotación. Este movimiento cesa al desarrollarse las flores, momento en el que los capítulos se orientan en una sola dirección, generalmente aquella por la que sale el sol.

El Botánico cuenta con varias plantaciones de girasoles en la zona temática de La Factoría Vegetal. Así, podemos verlos en la colección de plantas Melíferas, ya que el néctar de sus flores es muy codiciado por las abejas. En su máximo explendor los encontramos en la colección de Huertos del Nuevo Mundo, junto a otras muchas plantas cultivadas de origen americano