Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Visita al Jardín Botánico de las biólogas galardonadas con el Premio Princesa de Asturias de Investigación científica

Votos

(Total de votos recibidos 57)

(Puntuación 3,05)

princesa de asturias

Las biólogas especialistas en plantas Joanne Chory y Sandra Díaz, cuyos trabajos de investigación son clave en la lucha contra el cambio climático y la defensa de la biodiversidad, participaron en la plantación de una especie amenazada, que se incorporará a las colecciones del Botánico.

Las biólogas Joanne Chory y Sandra Díaz, premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2019 por su lucha contra el cambio climático a través de las plantas, visitaron el Jardín Botánico Atlántico de Gijón la tarde del miércoles 16 de octubre. Asistidas por la Jefa de Mantenimiento y Conservación del Botánico, Susana Noriega, llevaron a cabo la plantación de dos ejemplares de Aster pyrenaeus (estrella de los Pirineos), una especie endémica en el Cantábrico y basta rara, pues cuenta con tres únicas poblaciones en España (en los Picos de Europa) aisladas de su otro núcleo de población en los Pirineos franceses. Se trata de una especie amenazada a nivel nacional y regional, debido a la continua transformación de su hábitat natural y a los cambios en el manejo del territorio. Cuenta con protección legal en España y está catalogada "En peligro de extinción" en el Catálogo regional de especies amenazadas de la flora del Principado de Asturias.

La estrella de los pirineos es una de las prioridades para la conservación de la flora cantábrica, y por ello ha formado parte del programa de conservación ex situ del Banco de germoplasma del Botánico. Tras las inundaciones del banco  en 2017 y 2018, a finales de 2018 se realizaron pruebas de germinación que determinaran la viablidad de las semillas aquí conservadas. Así, y a pesar incluso de la baja viabilidad de las semillas producidas en la naturaleza de A. pyrenaeus (cerca de un 60% no son viables), las  ejemplares plantados por las premiadas proceden de semillas si germinadas tras estas pruebas. Estas plantas pasarán a formar parte de las colecciones vivas expuestas al público en el Jardín, donde se espera puedan acomodarse a las condiciones de este espacio, alejadas de su medio natural.