Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

El Botánico estrena vara de hierba

Votos

(Total de votos recibidos 27)

(Puntuación 3,48)

balagar
El Jardín Botánico ha querido rescatar una forma tradicional de almacenar hierba seca en Asturias, actualmente en desuso. La vara de hierba se puede ver en la pradera de explotación intensiva del Entorno Cantábrico

Hasta hace unos años, era frecuente, al viajar por los pueblos y aldeas de Asturias, la presencia de balagares o varas de hierba (“vara de yerba” o “facines” en bable, llamados de diferente manera dependiendo de la zona de Asturias donde uno se encuentre), unos grandes montones de hierba seca apilada alrededor de un palo hincado en la tierra.

Estos montones se hacían tras segar los prados, cuando la paja era abundante y llenaba por completo el pajar. El balagar permitía mantener la hierba seca a la intemperie, conservando sus propiedades nutritivas para la alimentación del ganado en el invierno. Esta labor, que empezaba con la época de siega a finales de junio, se prolongaba hasta el mes de septiembre y necesitaba de la colaboración entre vecinos, tenía asociadas numerosas tradiciones en el mundo rural.

El sistema era tan sencillo como eficaz. Se plantaba en la tierra un poste de madera de olmo, abedul, eucalipto o castaño, a, más o menos, un metro de profundidad. A su alrededor se colocaban palos, para impedir que la humedad del suelo afectase a la hierba que se iba amontonando encima. Mientras una persona apilaba la hierba, otra la iba pisando y repartiendo alrededor del poste para compactarla y, con un rastrillo, peinaba la hierba para facilitar que el agua de lluvia resbalase. La forma de cono del balagar También impedía que el agua se acumulase sobre el montón, de tal manera que sólo aquella hierba que entraba en contacto directo con la lluvia se estropeaba.

Actualmente, con la mecanización del campo, este modo de almacenamiento ha sido reemplazado por los fardos de paja o rollos de silo, en los que la hierba se almacena en bobinas de plástico. La desaparición de las tradicionales varas de hierba supone perder una parte de nuestro paisaje, pero también de la cultura y de la tradición asociadas a esta práctica.

Palabras clave Botánico, Gijón, Turismo