Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Los suelos de los huertos del Botánico se preparan para la primavera

Votos

(Total de votos recibidos 24)

(Puntuación 3,33)

nutrientes suelo
Estos días, entre las tareas de mantenimiento del Jardín, destaca la preparación de las parcelas de los Huertos del Nuevo Mundo para el cultivo del año que viene.

Cuando se cultiva, el equilibrio del suelo se ve alterado, ya que la planta consume nutrientes a una velocidad mucho mayor de la que éstos se generan a través de la descomposición de materia orgánica.

La propia naturaleza tiene un sistema para la recuperación de los nutrientes y la protección del suelo. Si se pasea durante esta época del año por el bosque, observamos el terreno completamente cubierto por hojas y frutos en descomposición que han caído de los árboles. Esta capa proporciona al suelo una gran cantidad de nutrientes, humedad y un magnífico caldo de cultivo para microorganismos que convertirán esta materia orgánica en humus. Tomando como ejemplo lo que hace la naturaleza, en el Jardín Botánico se cubre la tierra de los huertos con una amalgama de restos vegetales (hojas, frutos, etc.). De esta manera, se protege al suelo de la erosión por viento y lluvia, así como de las heladas. Este sistema proporciona un gran aporte de nutrientes que, por un lado, quedarán disponibles para la cosecha del año que viene y, por otro, permitirán regenerar el suelo perdido.

Una de las ventajas de utilizar este tipo de abono natural es que favorece la proliferación de microorganismos del suelo, esenciales para que se produzca una buena cosecha, frente al uso de abonos químicos que provocan el empobrecimiento del suelo.