Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

ABRIL

 

  • Si cancia´l sapu n´abril, ta l´inviernu por venir

    La naturaleza retoma su ritmo más sostenido, unos minutos más de luz y unos grados más de calor favorecerán la brotación de la mayoría de las plantas que aún no lo hayan hecho.


  • Siembras y plantaciones

    • Aprovechemos esta primavera para cultivar “bio” buscando métodos respetuosos con el medio ambiente. Por ejemplo, el olor de las cebollas y de los puerros repele la mosca de la zahahoria, ¿porqué no plantar hileras alternas de estos cultivos? . Y un dato interesante sobre los pulgones: “Trasportadas por las hormigas las hembras del pulgón producen hasta 524 millones de individuos, muy voraz, la larva de la cochinilla devora más de cien de ellos al día”; observemos su presencia y cuidemos a estos ayudantes tan beneficiosos.
    • Ya podemos proceder a retirar las protecciones invernales de cítricos, fucsias, camelias, etc.
    • Podemos sembrar en la huerta en plena tierra, en un lugar abrigado, cebollino, eneldo, melisa, perejil, perifollo, borraja, hinojo, coriandro, mejorana, etc., y plantar menta, tomillo, salvia, estragón o acedera. 
    • Plantaremos dalias a ras de tierra, sobre una superficie de suelo con buen drenaje en la que previamente habremos removido unos 15 cm de espesor de tierra, a los que habremos aportado un abono de liberación lenta y un buen aporte de materia orgánica. Los rizomas de las dalias los colocaremos planos y con el tallo seco del año anterior hacia arriba, y los cubriremos con 5-10 cm de tierra suelta.
    • Si tenemos un estanque, a medida que el agua se caliente ya podremos plantar lotos y nenúfares.


    Podas y siegas

    • La hierba también crece más rápido y hay que aumentar la frecuencia de las siegas. Escoger, de preferencia, los días más secos, y elegir la posición más alta de nuestra máquina si es la primera siega después del invierno. No olvidemos dejar una pequeña zona sin segar o desbrozar para que la “vida silvestre” se asiente en nuestros jardines y huertas.
    • Es el momento de cortar las flores marchitas de los tulipanes, pero no debemos tocar ni las hojas ni el bulbo antes de que amarilleen completamente o no tendremos flores el año que viene, ya que impediremos al bulbo recuperar de nuevo sus reservas agotadas después de la última floración. 
    •  Suprimiremos las flores marchitas de las camelias.
    • Terminaremos la poda de los rosales trepadores remontantes; los no remontantes, deben ser podados después de la floración, en verano. 
    •  Podar las ramas de las forsitias tan pronto como termine su floración, y podar algunas de las ramas a ras de tierra para favorecer el desarrollo de nuevos brotes y el rejuvenecimiento de la planta. 
    •  Es el momento de dividir las matas de las vivaces incluyendo las culinarias (melisa, mejorana, orégano, estragón, tomillo, acedera). Ahora también se puede plantar o dividir bambú, es el momento ideal después del rebrote de primavera. 
    •  Cortaremos por su base, según se vayan marchitando, las flores de los “epimedium” del Jardín la Isla, para que se desarrollen otras nuevas. 
    •  Podaremos la glicinea para que su floración sea más abundante, y lo haremos en todas sur ramas volubles a unos 40 cm. Si nuestro ejemplar no florece o florece poco, aportaremos un abono rico en fósforo y potasio. 
    •  Si incorporamos nuevos árboles o arbustos a nuestro jardín o a nuestro huerto debemos hacerlo en contenedor y evitar en este tiempo hacerlo a raíz desnuda.


    Tratamientos fitosanitarios

    • Las vivaces de follaje persistente como la “kniphophia”, desarrollan en este momento una nueva generación de hojas: es necesario retirar las viejas para que no “ahoguen” los nuevos brotes, evitando de este modo que se conviertan en un refugio para parásitos. 
    • Las hostas y los hemerocallis arrancan en esta época y son un manjar para caracoles y babosas; si están en tiesto, un anillo de hilo de cobre en lo alto del mismo las protegeremos de los glotones gasterópodos. 
    • Vigilar la aparición de la oruga de la procesionaria del pino; si fuera necesario tratar inmediatamente con Bacillus thuringiensis (bacilo existente en el suelo de manera natural que destruye las larvas de numerosos insectos)