Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Jardín de La Isla

Este jardín histórico desde 1870, fue creado por el industrial gijonés Florencio Valdés. Se ha mantenido el trazado original romántico, lo que permite apreciar elementos básicos en la jardinería de los últimos 200 años. Su restauración se ha visto enriquecida con algunas colecciones de los grupos de plantas ornamentales más representativos. En este incomparable marco paisajístico, podrá pasear, descansar, o dejarse llevar por la belleza, majestuosidad y aroma de plantas de todo el mundo.
- JarIs.jpg

Otras áreas del Jardín Botánico: Entorno Cantábrico, Factoría Vegetal e Itinerario Atlántico

¿QUIERES SABER MÁS DEL JARDÍN DE  LA ISLA?


PLANTAS ORIENTALES

La filosofía oriental es uno de los pilares básicos de su concepción de la jardinería. El jardín oriental -cuyo ejemplo más popular es el jardín zen-, se diseña para la contemplación de la naturaleza y para la meditación. Esta visión del jardín, similar a muchas corrientes artísticas occidentales, junto a la diversidad y belleza de muchas plantas orientales, ha derivado en un continuo intercambio de ideas entre oriente y occidente.

- Phyllostachys_aurea.jpg
Phyllostachys aurea : Existen más de 1.000 especies de bambús. Y el bambú dorado - llamado así por la coloración amarilla que adquieren sus cañas -, es uno de las más usados; bien sea en maceta, o bien formando bosquetes, de hasta 9 metros de altura.


Acer palmatum ´Ichigyoji´
: El arce palmeado es, sin duda, una de las joyas de la jardinería - Acer_palmatum_Beni_Shichihenge1.jpgjaponesa. La elegancia de sus formas y colores, hacen de sus cultivares una pieza básica para cualquier jardín.


CAMELIAS Y OTRAS LEÑOSAS ACIDÓFILAS

Las camelias son uno de los clásicos en los jardines históricos del norte de España. Se ha reunido aquí una valiosa colección de un centenar de cultivares de Camelia japónica. Se trata en general de cultivares antiguos, muchos de ellos difíciles de encontrar en la actualidad. Al final de la pasarela de madera, se han plantado otras especies de camelias, entre ellas la Camelia chinesis, de cuyas hojas tostadas y trituradas se obtiene la popular infusión de te. Esta colección de camelias está considerada como una de las más importantes de jardín público de España.

Rhododendron ´Muttertag´ : El Rododendro deriva del griego árbol y rosa. En este género se incluyen infinidad de arbustos de vistosas flores. Los de pequeño porte, muchos de ellos de hoja caduca, se conocen vulgarmente como "azaleas".

Pieris japonica ´Variegata´: Existe una gran variedad de plantas cultivadas del género Pieris: pequeños arbustos japoneses ideales para suelos ácidos. Los cultivares de nombre -variegata- se suelen referir a la mezcla de colores de las hojas.

Platanus orientalis var. acerifolia: El plátano de paseo es uno de los árboles de sombra más utilizados en la historia. Se sabe que griegos y romanos ya lo plantaban y admiraban, en parte por su gran resistencia y facilidad de cultivo. Los parientes silvestres viven en los bosques de ribera del mediterráneo oriental. Aquí desfila enfrente de las camelias.

Prunus laurocerasus : El laurel-cerezo, frecuente planta ornamental de parques y jardines, cobra especial importancia en "La Isla", donde se integro en su diseñó como parte importante de numerosos setos y rincones del Jardín. A pesar de su aspecto parecido al laurel, es un pariente cercano de los ciruelos y cerezos.

Taxus baccata: Considerado un árbol sagrado y mágico desde antiguo, el tejo es también muy apreciado en jardinería, existiendo al menos 100 variedades de cultivo distintas. En "La Isla" predomina en su forma silvestre, a veces utilizado para el revestimiento de laberintos, o podado en topiaria.

Populus nigra : El álamo negro se considera naturalizado a partir de plantaciones y cultivos que llevan haciéndose desde siglos. Hoy es frecuente verlo en las riberas de los ríos y arroyos. Estos árboles, probablemente ya existían antes de crearse el Jardín de La Isla.

Cedrus atlantica: Al alcanzar un cierto tamaño, los cedros destacan por su elegante y majestuoso porte. En La Isla encontramos magníficos ejemplares, que evocan los majestuosos bosques del Atlas marroquí, en donde tienen su hábitat natural.

Chamaecyparis nooktatensis: El ciprés de Nootka fue descubierto en la localidad homónima, en Canadá, a finales del siglo XVIII. Es una de las coníferas ornamentales que se adecua bien a climas frescos y húmedos.

Eucalyptus globulus : Los eucaliptos del Jardín de la Isla se tienen entre los primeros cultivados en el norte de la Península Ibérica, mucho antes de convertirse en uno de los principales cultivos madereros. Estos árboles se respetaron cuando se diseñó el jardín que hoy disfrutamos.

Magnolia grandiflora : El magnolio es un árbol procedente de la costa este norteamericana. Es muy apreciado en jardinería, pues presenta un agradable follaje siempre verde, y sus grandes flores emanan un penetrante aroma. Prefiere climas frescos y ambientes semisombreados.

Tilia platyphyllos: Entre los árboles singulares del Jardín de la Isla, destacan varios ejemplares de tilos de hoja grande. Se trata de un árbol autóctono en el cantábrico, que en el siglo XIX ya era valorado como ornamental. Sus inflorescencias tomadas en infusión son relajantes.


TOPIARIA

La topiaria se puso de moda en el renacimiento italiano; fue imprescindible en los jardines franceses, y retirada al ostracismo en la jardinería inglesa. El jardín de la Isla, creó varias topiarias de grandes dimensiones; entre ellas, un tejo con forma de gallo.

Ligustrum delavayanum: Este aligustre asiático es, en la actualidad, una de las plantas que se utilizan para tallar topiarias con las formas más diversas.

- taxus_baccata.jpgTaxus baccata: El Tejo es, junto al boj, el rey de la topiaria. Al ser un árbol siempre verde, de hoja perenne, fina y de color intenso, resulta ideal para esta modalidad jardinera. La formación de una topiaria de tejo requiere tiempo y paciencia.


ROCALLA

Le ofrecemos aquí 3 espacios dedicados a las plantas ornamentales que se utilizan para adornar roquedos, muros y otros lugares con poco suelo, generalmente soleados. Son en su mayor parte cultivares obtenidos a partir de plantas silvestres que viven en estos duros ambientes. Las especies de la familia de las saxífragas son un ejemplo de decoración vegetal en una rocalla. Las coníferas enanas son también muy apreciadas. Se trata de variedades de jardinería creadas por selección artificial a partir de coníferas silvestres de grandes dimensiones.

PLANTAS PERENNES DE SOMBRA

El camino que, paralelo al río Peñafrancia, recorre los estanques del Jardín de la Isla, dispone de unas condiciones de sombra y humedad idóneas para crear ambientes frescos y siempre verdes. Entre las plantas de sombra que tapizan los bordes del camino y los taludes de los estanques, cobra especial importancia la amplia colección de helechos, las hiedras y una selección de plantas tapizantes, que viven bien en ambientes sombríos.

- Helecho.jpg
Nephrolepis cordifolia: Este helecho, verde todo el año, es más rústico que el helecho de Boston - uno de los más utilizados como ornamental -. A diferencia de éste, produce bulbos en los rizoides, y en climas subtropicales puede llegar a ser una planta invasora.


- aegopodium-podagraria-3.jpgAegopodium podagraria: Algunas plantas cubridoras de sombra, son seleccionadas por su capacidad colonizadora; si bien algunas, como el Aegopodium, pueden llegar a convertirse en invasoras, si no se controlan.


BULBOSAS

Las bulbosas suelen utilizarse como plantas de temporada. La mayor parte de ellas florecen en una estación, muriendo después la parte aérea, para brotar de nuevo al pasar el invierno. Esta colección de bulbosas se ha estructurado en función de la floración de las especies utilizadas, con el propósito de ofrecer plantas en flor gran parte del año.

- agapanthus_africanus.jpg
Agapanthus africanus: El agapanto es la única planta - de nuestra colección de bulbosas - cuyas vistosas hojas se mantienen todo el año. Ha sido profusamente utilizada en el Jardín de la Isla, desde hace más de un siglo. Sus hermosas flores azules o blancas permanecen durante gran parte del verano.


Fritillaria marginata 'Aureomarginata': Las "fritillarias" se cuentan entre las más hermosas - AureomarginataFM.jpgbulbosas, junto a narcisos, jacintos y tulipanes. Gran parte de estas plantas se introdujeron en el siglo XVI desde Turquía y Asia occidental, regiones, donde hay gran diversidad.



BONSÁIS

"Bonsái" significa, literalmente, "planta enmacetada". Su historia, cargada de connotaciones filosóficas y espirituales, converge con la cultura occidental en la concepción de la jardinería como un -arte-, a veces trascendental. El Jardín Botánico Atlántico le ofrece una colección de "bonsái" muy particular. Estas plantas de reducido tamaño, son en realidad árboles muy conocidos. Le animamos a descubrirlos.


ARBUSTOS ORNAMENTALES


Gran parte de los arbustos ornamentales se ordenan en colecciones, mostrando así la variabilidad de los principales tipos usados en jardinería, desde las fucsias hasta los acebos, pasando por laurel-cerezo y hortensias. Se han reunido en esta colección principalmente arbustos utilizados en los jardines cantábricos.

Fuchsia ´General Monk´: Las fucsias proceden del Oeste de Sudamérica, desde México hasta la Patagonia chilena. La elegancia y vistosidad de sus flores, junto a su resistencia, hicieron que figurasen entre las primeras flores introducidas en los jardines ingleses. Es una de las plantas jardineras que más se ha diversificado.

Hydrangea macrophylla: Las hortensias de esta especie llegaron a Europa en el siglo XIX, desde los jardines japoneses. Son plantas resistentes, muy variadas y de larga floración, que en su hábitat natural forman bosques. No todas son orientales, algunas especies proceden de Norteamérica, como la hortensia de hojas de roble.

Rhododendron ponticum: El hojaranzo es uno de los pocos Rhododendron originarios de Europa, y que prefiere un clima cálido, ya que la mayor parte de las variedades de jardinería proceden de las montañas de China y Nepal.

Ilex aquifolium: Muchos parientes del acebo - silvestre o cultivado -, son muy valorados por sus hojas lustrosas, siempre verdes, y su aspecto frondoso. Mostramos aquí una selección de las especies y variedades más comunes y apreciadas. Además tienen la ventaja de adaptarse bien a las zonas sombreadas.

Abelia floribunda: Es un apreciado arbusto mexicano que se planta por su follaje perennifolio, y por sus flores abundantes, duraderas, vistosas y perfumadas.

Hebe odora ´New Zeland Gold´: Los "hebes" son originarios de ambientes muy diversos del oeste de Nueva Zelanda. En jardinería se utilizan principalmente cultivares, muchos de ellos de origen híbrido, que destacan principalmente por su porte compacto y por la forma y color de sus hojas.

Clematis montana var. rubens: Las plantas lianosas - o enredaderas - sirven para crear ambientes verdes sobre estructuras artificiales, como pasarelas o pérgolas. En este caso se han utilizado varios cultivares de Clematis, plantas de flores vistosas, para cubrir la escalera que comunicaba la casa con el río.


PLANTAS ACUÁTICAS ORNAMENTALES

Las plantas acuáticas provocan en nosotros una gran atracción, tanto por su medio de vida como por las extrañas y a veces curiosas adaptaciones que adquieren.En jardinería son muy apreciadas las plantas acuáticas de hojas grandes y flores vistosas, como los nenúfares.
Mientras se encamina hacia el siguiente área, podrá advertir los ingenios hidráulicos que surgen por los estanques, y que fueron creados por Florencio Valdés, que era un gran amante de esta disciplina. También él mando construir la cancha de tenis de tierra batida, la cual se conserva como se encontró, pues la técnica empleada para hacerla en el siglo XIX, se desconoce en la actualidad.