Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

El Botánico estrena "carboneras" en la Carbayera del Tragamón

Votos

(Total de votos recibidos 72)

(Puntuación 3,00)

1
El paso del tiempo ha obligado a reconstruir y mejorar este recurso didáctico que permite explicar al visitante el proceso de elaboración tradicional del carbón vegetal, uno de los aprovechamientos que tenía la lecha extraída de este tipo de bosques.
El recurso de las carboneras vuelve a ser visitable en el Botánico, tras pasar un periodo de tiempo "fuera de servicio". La renovación y mejora de la instalación se realizó gracias a los trabajadores del Plan de Empleo del Ayuntamiento de Gijón 2015-2016. Trabajos que, durante casi cuatro semanas, supusieron la búsqueda y adquisición de la madera apropiada, labores de acondicionamiento y la minuciosa recreación del antiguo proceso artesanal por el que se elaboraba carbón vegetal a partir de la leña que se extraía de la carbayera.

Las carboneras han sido reconstruidas según el proceso tradicional practicado en el norte de España, tomando como base documental la publicada por la localidad riojana de Ledesma de la Cogolla. A través de cuatro módulos es posible reconocer los principales pasos de este proceso que, a día de hoy, se sigue practicando en robledales y encinares de algunos territorios, de forma más mecanizada.
  1. Dos módulos representan los primeros pasos de la construcción: tras la corta, entresaca, clasificado y apilado de la madera, se inicia el montaje con la construcción de la chimenea central (caña o tiro), consistente en dos troncos rectos y la colocación alrededor de él y en piras circulares, de troncos gruesos ligeramente inclinados hacia el centro, dándole a la carbonera una forma cónica. Por esta chimenea se realizará el encendido y alimentación de la carbonera.
  2. Otro módulo representa el aspecto final de la carbonera, antes del encendido: la leña se cubre con hojas y tierra, para preservar la combustión interior y evitar la entrada de oxígeno. Se abren varios orificios (boqueras) en la base de la carbonera para que respire durante su combustión, que según cómo se desarrolle, serán abiertas o cerradas por el carbonero.
  3. El último módulo representa la formación final del carbón vegetal, obtenido tras el quemado.
Mientras que la vida de las carboneras está limitada al tiempo que tarde en hacerse el carbón, las carboneras del Jardín, por su carácter didáctico, se han ejecutado pensando en una mayor longevidad de las estructuras. Todo ello para que el visitante, una vez llegado a este punto del Itinerario Atlántico, se traslade por un momento a épocas pasadas y visualice el aprovechamiento tradicional de leñas que se practicaba en este tipo de bosques (que  muchas veces se destinaban a la obtención de carbón vegetal), lo que se evidencia en el desmochado de los robles. Un aprovechamiento que junto a otros usos como el del rozo para hacer camas de ganado o la recogida de bellotas, fueron responsables del aspecto adehesado de muchas carbayedas.
2
5
3
6
4
7